jueves, 21 de junio de 2007

Capitulo 2 (textos surrealista)

En el Palacio de Buckingham ya no se juega a la petanca. En su tiempo se jugaba, vaya si se jugaba. Fue en los años dorados de la monarquía inglesa. Años en los que las patatas y los mochuelos corrían a sus anchas por los jardines de Palacio. Eran otros tiempos, de esos en los que los locos de atar tenían escaño en el Parlamento y se dedicaban a pasar el tiempo con juegos imaginarios: yo te pego con el martillo ñigo ñigo y tu me tocas una serenata con tu laúd sin cuerdas. Marionetas en el techo y pincho de tortilla en los zapatos. Eso sí que eran discursos. Ahora, en el Parlamento se vota a favor de la regla para los hombres, de adoptar hormigas que se han hinchado a jalapeños y de la sodomía de las farolas públicas, sexo anal a todas luces... El principal impulsor del sexo eléctrico fue el senador Monroe. Al senador Monroe le huele el aliento a pezuñas de caballo requemadas. Abre la boca como se abre un lavavajillas sucio y estar cerca es como ser el sillín del señor Adolfo, que se pasea en bicicleta desnudo por Barcelona. Dicen que Adolfo es de la familia Monroe, pero yo, desde que los Gipsy Kings se hicieron el cambio de sexo, que ya no me creo nada...


Texto: SLOTH & KITT

3 comentarios:

the-fehc dijo...

muy bueno el texto esto es un dialogo de besugos de toda la vida o mejor dicho monologo de besugos.

Mr.X. dijo...

Enorme! Se me ha aparecido la Reina Victoria para decirte que se acuerda de tí en Stéreo y para pasarme un pedido de Belgas del Volga Bongo. Bingo!

Viva Mr.S.!Muera Mr.Z.!

chica de rojo dijo...

sólo uma pregunta indiscreta...

he visto que utilizas la misma plantilla de blogger que la mia. qusiera saber... ¡cómo se pone una imaagen en el título!
Es que o me sale demasiado grande o demasiado pequeña o se descuadra...

estoy desesperada