lunes, 17 de septiembre de 2007

Here comes the rain again

Nuestro amantísimo anfitrión, Sr. K., me pidió encarecidamente que cerrara la temporada estival con un comentario a la altura de las circunstancias, pero no tengo inspiración. Me he quedado en blanco y no sé por qué. Sin embargo, me paro a pensar en el “suma y sigue” de posibles causas para este infortunio y me doy cuenta de que después de horas de sol y viento, golpes en la cabeza con planchas de surf, siestas interminables tras ágapes pesados, digestivos de alta graduación, picaduras de medusas, resacas de caipirinha, olor mezcla de sudor y “after sun” en discotecas y terrazas abarrotadas, horas perdidas en aeropuertos, puertos, estaciones, autopistas y carreteras y otro centenar más de causas, todas ellas con sabor a bochorno, torradera e insolação; el resultado no puede ser sino que se me haya tostado definitivamente la placa base.

Me imagino que el resto estaréis igual y que estos días los estaréis aprovechando para formatear el disco duro, con toda la pena por haber perdido vuestro paraíso estival hasta el año próximo pero ¡No os preocupéis! En el fondo, el fresquito que vendrá en breve le va mejor a vuestro pc y a vuestras neuronas. Tiene, eso sí, un precio: La vuelta al cole, la vuelta a la ofi, a la cola del súper, a los codazos en el metro, a las discos de invierno, al whisky en troca de la caipirinha, al moreno fluorescente, al café asqueroso de la máquina...

Je,je,je,je… Bienvenidos.

Mr.X. Jodiendo la marrana.

1 comentario:

KITT dijo...

Publicado con gratitud. Me quedo con el olor a "afterSun" y sudor de las discos... eso si me da coraje para enfrentarme al invierno...

Gran texto X