sábado, 5 de mayo de 2007

Game Over (insert coin)

¿No tienes la sensación de que la vida es un juego?
Si no tienes esa sensación, quizá es que sólo eres una ficha en mi tablero.

Hablando de psicología infantil y en concreto de la importancia de los juegos en la infancia, adquiere notoria consideración en la actualidad el papel que tienen los inocentes juegos infantiles como modo de entrenamiento para la vida. Recientemente explicaba un psicólogo infantil en la SIC (canal privado de Portugal) que no es por azar que los niños suelan jugar siempre a los mismos “Role plays”, ya sabes: A Papás y mamás, a los médicos y a los maestros, etc... Si reparamos en estos juegos, son siempre roles dramática y cotidianamente vitales en nuestra sociedad actual.
Cuando crecemos, todo se vuelve real y quedamos en manos de médicos que nos salvan o que nos quitan la vida. Recibimos la influencia de nuestros padres, quienes llevan a lo trascendental su papel para con sus hijos o malbaratan sus expectativas por la insana proyección de sus propias frustraciones o desencantos. También devenimos en ladrones o en doctores por la influencia de nuestros maestros.

El caso es que nos hacemos adultos y nos convertimos en lobos para nuestros semejantes, aniquilando a nuestros compañeros por vender más que estos o por ser más eficientes a los ojos de nuestros jefes, mientras calentamos las sillas que nos dan la falsa tranquilidad o la ilusoria estabilidad que podemos encontrar en nuestros sórdidos empleos, ya sea desde el piso más alto o desde el más triste sótano de cualquier edificio de oficinas de nuestra ciudad. Pero seguimos jugando.

Démosle la vuelta a la seriedad de nuestras vidas: Es todo un juego. La vida es un juego. Quien sabe si contra una máquina contra la que no podemos nunca ganar, como Gasparoff contra Deep Blue, o contra aquella como en la que te dejabas la paga semanal en los recreativos de la esquina y a la que tampoco conseguías vencer.

Es normal que hagamos planes para el futuro. Alguien dijo que la vida es eso que pasa mientras haces planes pero, ¡ojo!, no hay que tomársela demasiado en serio porque a todos nos llega al final nuestro propio……

………GAME OVER.

Y para ese “Game Over” no hay “insert coin” que valga.

No seas una ficha cualquiera y actúa como un rey, dejando tu mejor comentario sobre este artículo.

2 comentarios:

KITT dijo...

Es curioso que sea capaz de reventar el modo difil del Guitar Hero y en cambio no pueda jugar mas de 4 pantallas de PAcMan... sera una señal? será que no se llevar bien las cosas más sencillas? será que me ahogo en un vaso de vodka?

Mr.X. dijo...

A mí me pasa algo parecido. Las cosas sencillas de la vida no se me dan bien. Sólo las complicadas.
Será que soy complicado?